24 jul. 2018

De Bejes a Tresviso por la Canal de Perilluenga.


Canal de Perilluenga.
21 de Julio de 2018.

Las lluvias torrenciales caídas durante toda la semana nada bueno hacían presagiar.
Pero el Peñas Arriba no retrocede con facilidad.
Tomamos un empinado sendero llamado Treslacueva que arranca por encima del pueblo de Bejes en rápidos y cómodos zig zas nos condujo a lo alto de la sierra de Bejes y tras una corta travesía al Cdo. de Hoja, punto donde comienza el descenso hacia las profundidades del río Urdon, 450 m por debajo.
Costó encontrar la entrada ya que la maleza, muy espesa este año, oculta lo que en otros tiempos fue un camino muy transitado por los pastores y vendedores del queso de Tresviso... Años ha....!!
La bajada fue complicada, resbaladiza, el sendero semi borrado, muy húmedo, barro, raíces, zarzas, agujeros-trampa y mucha pendiente.
Algunos sentaron las posaderas.
Cruzamos el canal que rebosaba de agua y continuamos descendiendo por un estrecho y húmedo sendero que de forma casi imposible salva los verticales acantilados y nos obliga a pasar por debajo de unos chorros de agua que no se pueden evitar. La senda, tallada en la roca, tiene la anchura justa para posar los pies y a la derecha la caída es considerable, suerte que la maleza y los árboles disimulan el precipicio.
Una vez superado el pasaje de las duchas y dos cortas armaduras de hormigón algo resbaladizas y expuestas, llegamos al puente del Río Chico.
Allí aparece una visión impresionante, cien metros por encima, el agua del canal rebosa y forma una cascada digna de admirar. No faltan las fotos porque el paisaje es de una belleza sublime.
Continúa la senda en continuas vueltas y revueltas por los recovecos mas insospechados hasta que llegamos a la caseta de Reñinuevo, propiedad de la Electra de Viesgo.
Ahora caminamos por el muro del canal bien protegidos por barandillas metálicas y llega un nuevo descenso, así que abandonamos el cómodo muro y descendemos hacia el rio Urdon que ruge caudaloso, en unos minutos llegamos al Puente la Bárdina, un doble puente que cruza el rio.
Pasamos por el puente a la margen izquierda del enfurecido torrente por donde continua el sendero.
Este lugar es impresionante, agua por todas partes cae en cascadas y fluye torrencialmente con un ruido ensordecedor. Poco mas arriba vemos entre las ramas la cueva del Nacimiento, lugar donde nace el rio Urdón y el canal homónimo que conduce el agua a las turbinas de la central eléctrica de Urdón convirtiendolo en energia electrica. (Da para pensar la sencilla forma en que encendemos una simple bombilla y el recorrido que sigue hasta que se convierte en luz...)

Salir de este recóndito lugar parece tarea imposible, aquello es todo vertical y aparentemente impracticable, pero… se puede.
Unas milagrosas armaduras a modo de escalones serpentean por la vertical pared protegidas por alambres y cadenas a modo de pasamanos y quita miedos.

Con calma se va salvando una altura considerable y se sale a un terreno algo más humanizado. Estamos en los Vallejos de Trescañimuelle a una hora y pico de Tresviso.
Pasamos por las derruidas cabañas de Llosa Cima, la Valleja Argumosa y el Monte Robredo   saliendo al Prau LLeu.

En 20 minutos llegamos a Tresviso con una buena sudada debido al calor y la humedad reinante. Allí nos acomodamos en el merendero cubierto donde dimos cuenta de las viandas y comentamos la aventura que acabamos de protagonizar.
El descenso hacia Urdón es de sobra conocido por la mayoría, no hace falta comentarios.
Hasta la próxima!!!








































































Share:

Siguenos en Facebook

INSCRIPCIÓN PARA LAS MARCHAS

Formulario de INSCRIPCIÓN a las Marchas del Club

Contacta con el Club

Con la tecnología de Blogger.

Archivo del blog

Páginas vistas en total

Índice de Etiquetas

Seguidores del Blog

Blog Archive